lunes, 15 de agosto de 2011

HADAS MADRINAS


Cuenta la leyenda que un pueblito pesquero hay unas hadas que hacen los sueños realidad, mientras todo el mundo duerme, ellas en la noche trabajan laboriosas. Con paciencia y esmero, diseñan, escriben, con mimo y detalles, realizan sueños que hacen felices a los demás. Dicen que se las puede ver contemplando las estrellas y embriagándose en la noche de esa magia, que solo ellas pueden poseer.

Por el día pueden verse en ocasiones, pues aparecen como mujeres y se las puede distinguir, si te fijas bien puedes reconocerlas, pues en sus manos portan, bolsas con los regalos de las personas que van a sorprender, en sus caras la sonrisa permanente y ese halo misterioso que las hace tan mágicas.

En las madrugadas con el trabajo realizado se duermen esperando la ocasión de sorprender y alegrar con sus regalos.

Son pacientes y primorosas, a veces un poco despistadas y misteriosas, risueñas y pacientes.

Las he visto hacer felices a mucha gente y sé que poco a poco la leyenda dejara de serlo, yo puedo presumir de ser una de esas personas a las que con la magia de su varitas mágicas, me han hecho inmensamente feliz, mis deseos e ilusiones se han hecho realidad y por eso hace tiempo que creo que las hadas existen.

¿Tú no crees?

Flor Martínez Salces ©
Agosto 2011

1 comentario:

nreinor dijo...

Ay Flor!, escribes poesías, pero la prosa se te da genial.
Es tan bonito este relato, que me ha encantado.
Que tus hadas sigan sorprendiéndote.
Muchas gracias
Un beso