jueves, 19 de agosto de 2010

UNA RAMA SE MECE CON EL VIENTO




Una rama se mece con el viento,
unas hojas se mueven y descansan,
un suspiro de luz enternecido,
manda el sol en la tarde que se acaba.

Volverán con las sombras los lamentos
y también las canciones y las nanas,
a cubrir de ilusión y fantasía
este bosque encantado de las hadas.

Hoy los hombres se sienten como niños,
construyendo castillos en la playa,
paseando sin tiempo, en la ribera,
y escribiendo las letras de una carta.

Unas letras que surgen sin pensarlo
y que van componiendo las palabras,
como surgen las notas de la orquesta
que se esparcen preciosas por la estancia.

Hay un cuadro de fiesta y de ternura,
y una paz que se extiende por la plaza,
es un baile de sueños y de vida,
un suspiro que surge en lontananza.

Un poeta se queda pensativo
al sentir esta imagen su mirada,
contemplado el binomio que presentan
esas hojas y el hombre de la estampa.

Hay un hombre que expresa lo que siente
y que vé poesía en lo que pasa,
y la escribe, llevándola al cuaderno,
transmitiendo sus letras esta calma.

Hay pasión contenida en esos versos,
hay amor en las letras tan pausadas,
sentimientos que nacen día a día,
contemplando la vida y lo que manda.

Porque hay vida en el bosque de los robles
y también en los ríos y fontanas,
como hay vida en el fondo del barranco
y en la cima, sin par, de la montaña.

Expresarlo es virtud de los poetas,
y llevarlo a los hombres y sus almas,
a que lean sus versos uno a uno
y que sacien sus sueños y añoranzas.

"...Una rama se mece con el viento,
unas hojas de otoño ya doradas,
un latido que baja desde el alto,
hasta el hombre y poeta que lo aguarda..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/08/10

4 comentarios:

Blue dijo...

hojas al viento...pisando la vereda del lamento!

ten buenas tardes

Anónimo dijo...

Binomio: hombre-poeta...

Anónimo dijo...

Oye, tio, siempre has sido muy bueno, pero cada vez mejor.

Flor dijo...

!Que nos dejaras para las clases de este otoño!(suspiro),se acaban las palabras para definir tu destreza.