miércoles, 24 de abril de 2013

NUESTROS LATIDOS..



Me llevaste en tu sangre
Me miraste en tus ojos
Tu mano fue mi abrigo
Dentro de ti fui esperanza
Te has quedado dormida
Y me has dejado flotando en el aire
Ya no sé contar los días hacia atrás
Me he quedado sin el principio de mi vida


Agustín Laguna ©

1 comentario:

Anónimo dijo...

No creo que exista una manifestación más genuina de agradecimiento y amor hacia una madre. Y estas palabras trascienden los espacios marcados en el ciclo de la vida.Van más allá y eternamente quedan en el corazón del niño que recibió amor, del que se hizo hombre y siguió recibiendo el mismo amor y del angel que supo prodigarlo. A.B.A.