sábado, 27 de abril de 2013

LOS AMORES COBARDES.




Él comenzó a hablar de los contras de la relación,
los pros debieron de perderse en algún rincón,
se escapaban de sus labios palabras cariñosas
tan efímeras como el aleteo de las mariposas.

Ella escuchaba con mirada perdida y taciturna.
Mientras clavaba sus lágrimas en la luna,
se la caían al suelo pequeños suspiros
que no hacían más que silenciar los te quieros.

Él sabía que no volvería a ver un amanecer sin pensar en ella
pero dejaba su suerte en manos de una estrella,
estaba perdidamente enamorado
pero su miedo lo tenía paralizado.

Se sumieron en un silencio que pareció eterno
y lo único que allí sucedía era el invierno,
Él se fue con la cabeza bajada
y ella con el alma resquebrajada.

Quien movió las cartas fue el miedo
y ni una oportunidad tuvo el valor,
ninguno de los dos dijo
"será difícil pero te quiero mi amor".

Y entonces se dieron cuenta de que los amores cobardes
no llegan a amores ni a historias que puedan contarse,
no hay escritora que pueda una cobardía en papel plasmar
ni momento que el recuerdo pueda salvar.

Los amores cobardes se quedan ahí,
escritos con él "y si..." en algún lugar dentro de ti,
pero no hay escritora que pueda poner letras, comas y puntos
en donde ellos dejaron palabras calladas y silencios mudos.

Susana Arobes Álvarez ©
6 de Abril de 2013

No hay comentarios: