sábado, 16 de marzo de 2013

TE QUIERO, MI AMOR.

                              
 
Rebuscando en una vieja caja, entre retales, papeles gastados y fotos descoloridas, encuentra recuerdos de su vida:  Su primera carta de amor. 

Sonríe al verla. Esa sonrisa pícara e inocente se asemeja bastante a la de aquella niña con coletas que hace años la escribió.

Coge una copa de vino y se sienta a los pies de la cama a leerla.

Leé aquella primera carta y se deja embriagar por esas palabras dulce y tiernas con olor a primavera.

Sin moverse de la cama viaja a aquellos días donde lo material escaseaba y abundaban los sueños.

Su risa se mezcla con alguna lágrima nostálgica de un tiempo que ya pasó.

Esa carta acaba con un " Te Quiero Mi Amor ". 

Sonríe, enamorada. 

Mira al otro lado de la cama y allí le ve, su amor, 54 años después. 

Más cansado, más arrugado, con bastante ausencia de pelo, más padre, más abuelo, más amor.

Golpea delicadamente su copa contra la suya haciendo un brindis, le besa tiernamente los labios, deja las copas de vino en la mesilla y suspirando se se tumba y apoya la cabeza en su pecho.

Sigue pensando en la carta y sonríe de nuevo. Dos palabras resuenan en su cabeza: "mi amor".

Se enamoró de aquel chiquillo de vaqueros gastados y ha ido enamorándose día a día en cada arruga, en cada gesto, en cada cambio y evolución que su amor ha tenido... 

54 años han afianzado ese amor y han hecho mas fuerte aquel "te quiero".

Se levanta sobresaltada de la cama ante la mirada desconcertada de su marido, coge una hoja de papel y escribe algo rápidamente, va hacia la mesilla coge la carta y se la entrega junto al otro papel, él lee la carta sorprendiendo y enseguida se emociona. ¡Tantos recuerdos!

 Entonces lee el otro papel y las lágrimas brotan por sus mejillas apenas comienza a leerlo: " Te quería cuando escribí aquella carta y te amo mientras la estás leyendo.Voy a amarte siempre, hasta cuando nos falten los días para volver a enamorarnos "

Se miran y, sin decir nada, se besan apasionadamente como hacían ya, 54 años atrás.

(A mis abuelos, Pilar y Elias, que me demostraron que el amor verdadero EXISTE).


6 Marzo 2013
Susana Arobes Álvarez ©

No hay comentarios: