domingo, 23 de diciembre de 2012

EL FINAL





Desperté esta mañana ávida, mis ojos anhelaban sentir oler y abrazar qué sería de aquel fin que el mundo presagiaba. Sin embargo todo seguía igual, desperté con los mismos ojos, mi cuerpo no quería separarse de las sábanas, como todas las mañanas, mi piel fría y descarnada seguía igual de arrugada. No había ninguna luz que brillara, ni un cielo infinito. 

El día prosiguió y yo seguí con él. Pensé que a lo mejor ese comienzo prometido llegaría en cualquier hora de este día anunciado. La tierra aún se movía según Copérnico, no habría ningún estallido, ninguna gran nube creando el vacío.

Hice todas las cosas que hago cada día, intentaba no pensar y aun así lo hacía. Pasó el día y la noche y pasó la esperanza de ver con mis propios ojos como el final comenzaba y el comienzo terminaba. Se ha acabado el fin, ahora tendrá que nacer otro si es que no ha nacido aún. Lloraré desconsolada su muerte como lloraron en otros pronósticos. ¿Cuántas veces más escaparé del apocalipsis, el y2k, el 666 y los siete sellos? ¿Cuántas más me desesperarán los desesperados que no entienden que el fin es inminente? Yo esperaré el mío tranquila y callada, y quiero que sea único, y disfrutarlo hasta el último suspiro.

Kenia Araujo ©

No hay comentarios: