sábado, 7 de enero de 2012

EL ÚLTIMO DÍA DE NAVIDAD.


¡Vayan a dormir ya niños que si no, no vienen los reyes! Unas galletas, un vaso de leche y un poquito de yerba para los camellos.

Y todos emocionados, casi podría decir que hasta angustiados… ¿que nos traerán? Y diciendo a si mismo como si la simple formulación del enunciado lo convierte en verdadero: "Yo me he portado bien. ¡Si, me he portado bien!

Nunca se habían organizado tan rápido para irse a dormir, esta noche lo han hecho deprisa, se han cepillado los dientes, encontraron como por arte de magia y sin ningún inconveniente sus pijamas y pudieron arreglar sus camas.

Todo esta en orden, los reyes en camino y desde fuera se escucha un murmullo, risitas, la voz de la hermana mayor replicando que se deben dormir, que los reyes no dejaran los regalos si no se duermen.

Excitados, los nervios luchando contra el sueño, el deber de dormirse en pleito con la ilusión de lo que vendrá. Poco tiempo después ya no se escucha nada, nadie sabe como entran, que hechizos utilizan para colocar tan cautelosamente y en el lugar perfecto cada petición.

Por la mañana, los gritos de alegría. Son tantas cajas envueltas en colorido que no saben por donde empezar... El papel de regalo, el día de reyes en las manos de un niño, no entiende de reciclaje. Esas pequeñas manos lo rasgan con tanta fuerza y arrojo… ¡Ohh, eso era exactamente lo quería!. ¿Pero cómo lo supo, si yo no lo puse en la carta?...

Gritos, algarabía, el ruido de la maquinita, silbatos; todos quieren jugar a la vez con todo, todos a la vez mostrando sus nuevas posesiones.

Y los reyes magos observándolos muy de cerca, pensando sinceramente que valió la pena. Aquellos señores que entresacaron de cualquier sitio los regalos adecuados para cada niño, aquellos magos que cambiaron su esfuerzo por una bella sonrisa, una pequeña satisfacción que se convierte en el día mas hermoso de su vida. Los Reyes que pueden disfrutar el ultimo día de navidad a través de los ojos de los niños…

Kenia Araujo Pineda ©
Diciembre 2012

No hay comentarios: