martes, 8 de noviembre de 2011

LA NIEBLA EN INVIERNO


El día comenzaba tímido como tantas otras veces en un otoño cualquiera de cada año; días cortos y tristes, cuando la niebla hace acto de presencia y queda esa sensación de aspecto lúgubre que encoge el corazón a cualquier humano.

El sol llegaba retraído y con poca decisión, ofreciendo sus rayos tan deseados. Salía envuelto en una aterradora nube.

Hay numerosas gaviotas que merodean y agitan sus alas, al mismo tiempo, también hacen algarabías anunciando el temporal que se aproxima en estas épocas del año, que junto a los días más cortos, se nos hace un poco cuesta arriba, y nos obliga cada día que hace bueno, para aprovecharlos al máximo. Eso que dice el refrán: "un día bueno vale por dos".

Hablando de niebla, ¡ya nos va bien!, llevamos todo el verano con los días changos por su causa, pero, es lo que os tocó. Por esa causa se perdieron los tomates, ¡qué le vamos a hacer!, al menos no pasamos el calor tan horrible que padecieron en el sur, ¡gracias a Dios! En estos meses de septiembre y octubre, han sido fenomenalmente buenos.

Noviembre está `proporcionando lo que le corresponde, llueve a mares, lo que no hizo en todo el verano, los pantanos lo pedían ya a gritos y por fin llegó.

Blanca Santos Gutiérrez ©
4-XI-2011

No hay comentarios: